Cabezas en alto argentinos, ¡vamos que somos hermanos!

Nuestro equipo dejó todo por nosotros, ahora nosotros dejemos todo por ellos.

Guarden el dolor, guarden las lagrimas. Y ¡festejen!

Porque puede que parezca un mal día, pero ¡jugamos la final!

Después de 24 años lo hicimos, y un equipo como el nuestro no lo tiene cualquiera. Todos estamos juntos, somos uno solo.

Y ¡VAMOS LA PUTA MADRE!

Vamos que se puede, vamos, sonrían que la fe es lo ultimo que se pierde.